Uno más se va…

Muy buenas a todos,

Sigue leyendo

Anuncios

Weagpee

Es el año 2020, a lo largo de la década pasada el mundo sufrió una profunda crisis. A raíz de esto los roces entre las naciones empezaron a agravarse, de modo que para evitar el inminente confrontamiento a escala mundial, las grandes potencias establecieron un acuerdo.  En base a este se creó una ley en la que se estipulaba que todas las armas de fuego y destrucción masiva debían ser entregadas, tanto por parte de la población como de los gobiernos, a un comité que se encargaría de su posterior destrucción y así garantizar una mayor seguridad de la población en posibles conflictos e igualdad de fuerzas entre naciones. Obviamente, aunque la votación de esta ley fue de una mayoría absoluta, hubo ciertos reductos que no quedaron satisfechos con esta decisión, por ello comenzaron a aparecer redes de tráfico de armas con aquellas que quedaban todavía en el mercado o que permanecían en la clandestinidad y se habían salvado de la criba. Ahora estamos en una carrera contrarreloj entre las fuerzas del orden y las organizaciones criminales. Ambas partes tratan de hacerse con dichas armas que andan “perdidas”, en un caso destruirlas como se ha acordado popularmente y, por el otro lado, darles uso ya que es la finalidad para la que fueron creadas.

Sigue leyendo